September 13, 2007

Grateful Dead From The Mars Hotel

La acertadísima sabiduría popular poco se equivoca, y recordar es vivir se aplica perfectamente cuando te suceden situaciones en las que una cosa lleva a otra y a otra y sucesivamente se agolpan en la mente las imágenes, donde van apareciendo los rostros difuminados de algunos amigos y otros no amigos, pero si conocidos y también los nombres sin cara, anoche mientras oía Abraxas, se me vino a la memoria un nombre cuya cara no conozco pero si muchas anécdotas relacionadas con Santana, Wayne Ceballos quien tuvo una banda llamada Aum, y fue “cuatacho juvenil” de Carlos. Hoy fue otro rostro desconocido de aventuras conocidas por sus amigos que me las platican, para ir armando el recuento, Greateful Dead es la asociación de ideas y anécdotas, de este personaje de nombre olvidado en mi memoria. La banda liderada por Jerry García, no me es muy amena, pocos discos me gustan por completo, y tengo mis rolas favoritas desperdigadas entre los…. ¿que serán? Diez primeros discos o tal vez menos, pero hay uno muy especial este si me lo puedo escuchar brincando más de una canción pero no pasa nada si lo dejo correr completo. La clave de soportarlo radica en las pocas improvisaciones tan abundantes como insulsas y aburridas que este disco no tiene, y soportables solo si estás viendo a la banda ejecutarlas o te fumaste aunque sea pasivamente algo de cannabis.

1 comment:

Christ said...

Gracias por el disco, ya se sabe que grateful dead a tenido una muy buena epoca y una bastante mala, pero sin duda los primeros discos son los mejores y ahi creo que la banda estaba por encima de cualquier banda del planeta tierra tocando en vivo y tambien al implementar experimentos muy arriesgados.