August 4, 2007

Once dosis de Fire of Love

Basta una primera escucha a The Gun Club para enamorarte de la banda, puede llevarte dos, tres, cinco o muchas más veces escucharles consecutivamente. Fire of Love es como una droga, borrachera en pleno calor como única razón para beber y satisfacer la sed, cada canción significa una dosis de creatividad donde convergen en dosificadas confecciones el punk, el hard, el contry y el blues en una muestra imprescindible de canciones energéticas.
“Sex Beat” da inicio con los clásicos acordes y compases de rock, el marco ideal para atraer tu atención con el ritmo, agresiva rola que da paso al slide predominante en “Preaching The Blues”, y una machacante batería ¿son los Pixies? No no lo son. Es Jeffrey Lee Pierce en compañía de Ward Dotson, Rob Ritter y Terry Graham. “Promise Me”, es una dosificada balada rítmica de flirteos blueseros, en abierta oración a no ser engañado durante el viaje psicotrópico, este viaje continua con “She´s Like Heroin tome”, de paseo por la venas, retoma el ritmo rocanrolero y se hace acompañar esta vez de rockabilly, una delicia para el odio, sacudidas a intervalos, explosiones sónicas y remansos de calma de esos que sirven para tomar vuelo y continuar ascendiendo, destino el salvajismo cuasi retenido de “For The Love of Ivy”“Fire Spirit”, el lado punketero de la banda, y si crees que esto termina en rebeldía dura, te equivocas, “Ghost On The Highway”, se acompaña de sonidos country en ritmo desenfrenado como tren en bajada, o será que el country a su manera es salvajismo de paramos y desiertos, podría ser hay que curtirse a sangre, sudor y lodo para entenderlo, como dice “Jack On Fire”, las señales de viajes internos se siguen dando esta vez utilizan “Black Train” para expresar el continuo vaivén de travesia con una dosis de droga, el despertar lo obtienen con “Cool Drink of Water Blues”, pero no es sino una visión para despedirse con “Goodbye Johnny” ¿álbum profético? ¿Muerte anunciada? Jeffrey murió en 1996 tras años de abusar y experimentar con drogas y alcohol. A diferencia de otros suicidios este no lo fue, cambio por la inmolación a fuego interno, en provecho de nosotros los que adoramos este disco.

2 comments:

B.V. said...

Hola, ya lo estoy bajando, espero seguir encontrandote los fines de semana por la madrugada para escuchar algun buen ensamble y tomar un buen cafe.........

luego te platico si me gusto o no tu recomendacion, por lo pronto con el libro toda va excelente.

besos

Jorsevil said...

Por supuesto coincideremos "One of these days" como dice PF, contigo lo amargo del café, se vuelve dulce y delicioso.

Sobre la lectura, Ignatius, es un personaje que te hace sentir las emociones en todas sus variantes. y ademas divierte leer lo que le sucede